Seguridad y Salud Ocupacional en las Oficinas

Seguridad y Salud Ocupacional en las Oficinas

Las caídas son la fuente más común de lesiones en una oficina, aunque los empleados también resultan lesionados por ser golpeados por o contra objetos, y sufren lesiones ergonómicas. Algunos cambios simples en el espacio de trabajo pueden ser eficaces para eliminar los peligros y reducir el número de lesiones.

Las intervenciones administrativas, como las inspecciones programadas por un agente externo y el establecimiento de un sistema de notificación formal, pueden ayudar a proteger a los empleados en su entorno de oficina. Es bastante obvio que los peligros de seguridad y salud ocupacional pueden existir en los lugares de trabajo llenos de equipos de oficinas, donde a menudo se requiere que los empleados se involucren en una labor manual extenuante.

Un trabajo donde la mayoría de las tareas de trabajo se completan mientras el empleado está sentado en una silla en unas oficinas con control climático o temperatura agradable parece menos cargada de peligro que en una construcción donde los trabajos son más arduos y sin control climático o temperaturas altas de calor. Sin embargo, un número sorprendente de peligros pueden estar presentes en un entorno de oficina.

Según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales son muchos los empleados de oficina y administrativos de la industria privada que sufrieron lesiones en el trabajo en estos últimos años. Muchas de estas lesiones podrían haberse evitado si los empleados o los supervisores reconocieran los riesgos e implementaran simples modificaciones en el lugar de trabajo.
Las caídas es el tipo más común de lesión en la oficina según la Oficinas de Estadísticas del Departamento del Trabajo. Se entiende que los empleados están más susceptibles a sufrir una caída con incapacidad en un entorno de oficina que en cualquier otro lugar. Varios peligros contribuyen a estas lesiones, aunque la mayoría se puede reducir significativamente. Se requiere adiestramientos, procedimientos y disciplinas para crear un ambiente de trabajo sin riesgos.

Evitemos la exposición a caída en nuestras oficinas manteniendo en orden todos los elementos de oficinas como cajas, archivos, pisos secos y sin obstrucciones al caminar por el área de trabajo. Asegúrese de que todos los materiales se almacenen con seguridad en su lugar adecuado para evitar la acumulación de desorden en las oficinas, armarios o cuartos de archivos. Además, de representar un peligro eléctrico, estirar los cables a través de piso o debajo de alfombras crea un peligro de tropezar, así que asegúrese de que todos los cables estén bien asegurados y cubiertos.

Está terminantemente prohibido estar de pie sobre las sillas, sobre todo las sillas giratorias de oficina dado que es un riesgo de caída importante. Los empleados que necesitan alcanzar algo a una altura elevada deben usar una escalera de mano. Las escaleras de mano o portables requieren estar en cumplimiento y los empleados estar adiestrado en el uso correcto de las mismas.
Mantenga una línea de visión clara en su área de trabajo. Los empleados pueden chocar cuando hacen giros en los pasillos y alrededor de las esquinas ciegas o de las paredes del cubículo. Es recomendable instalar espejos convexos en las intersecciones para ayudar a reducir las colisiones. Si los empleados pueden ver quién está llegando a la vuelta de la esquina, las colisiones tienen menos probabilidades de ocurrir y evitamos lesiones.

La alfombra y otras superficies antideslizantes pueden servir para reducir las caídas. El piso liso, terrazos o losas pueden llegar a ser muy resbaladizo, particularmente cuando está mojado. Colocar las alfombras puede ser especialmente útil en las entradas, donde los empleados y visitantes es probable que vienen con los zapatos mojados por la lluvia. Colocar letreros de aviso de piso mojado cuando se da mantenimientos también puede ser de gran ayuda para evitar caídas.